bandera españa bandera ingles
IMPACTANTE EMOCIONANTE ANAFILACTICO

UNA NORMALIDAD SIN OLOR A PALOMITAS


Cine yelmo madrid
Gente haciendo cola en los cines Yelmo Ideal (Madrid).


LA TRANSICIÓN POR LAS DISTINTAS FASES DE LA DESESCALADA MARCADA POR EL GOBIERNO ESTÁ HACIENDO A LOS CINÉFILOS ESPERAR COMO AGUA DE MAYO (O DE JUNIO) EL REGRESO DE LOS ESTRENOS A LAS SALAS DE CINE


Escribo estas líneas desde una Comunidad Autónoma que estrena su recién adquirido pase a la Fase 2. Hay algo esperpéntico en todo este despliegue de medios que tiene lugar los viernes donde el ministro de Sanidad, Salvador Illa, va contando cuáles serán las provincias afortunadas que han logrado el salto a la siguiente fase. Ha habido sorteos de la Champions con menos expectación y con más imparcialidad. Ríanse ustedes de las supuestas bolas calientes cuando tenemos ahora un magnifico comité fantasma de expertos que decide nuestro futuro en base a unos parámetros que a día de hoy todavía nadie ha conseguido explicarnos. Seguro que todo saldrá bien.

No les voy a engañar, si hay algo que me hacía ilusión de llegar a la Fase 2 era la promesa de que podrían volver a abrir los cines. No estaba claro cuáles podrían permitírselo puesto que sólo pueden albergar a un tercio de su aforo y en ningún caso se podrán reunir más de 50 personas.
Algunos cines ya han anunciado que volverán a finales de junio/principios de julio. Cuando acabemos las cuatro fases y puedan volver los estrenos a la gran pantalla, comenzando con Tenet de Christopher Nolan el viernes 17 de julio.
De momento todo parece indicar que las salas de cine que se aventuren a abrir ofrecerán una cartelera variada que mezclará tanto las películas que se acababan de estrenar en el momento del cierre (como The Gentlemen de Guy Ritchie) junto con clásicos imperecederos de la historia del cine. Por ejemplo, en Pamplona los cines Golem han montado un autocine durante mayo y junio y algunas de las películas anunciadas han sido: Grease, Los Goonies, 1917 o Aves de Presa. De esa manera no tienen que lidiar con la desinfección de las salas ni la distancia de las personas pues éstas se mantendrán en el interior del vehículo. Sea como fuere, está claro que eso es mejor que nada.

A los amantes incondicionales del séptimo arte se nos está haciendo muy cuesta arriba el pasar tantas semanas sin poder disfrutar de un estreno en pantalla grande, con el olor a palomitas recién hechas, los murmullos que se acallan cuando se apagan las luces y comienzan los tráileres o las impresiones compartidas con amigos o familiares a la salida. Sin embargo, he descubierto que a mi alrededor no son muchos los que están echando de menos el cine. Que mientras puedan ver películas en su ordenador la experiencia de ir a una sala no es algo que tengan especiales ganas de hacer. Otros me han asegurado que incluso cuando se recupere una cierta normalidad (me niego a usar el oxímoron propuesto de Nueva Normalidad), un lugar cerrado como un cine será el último sitio al que quieran ir, aunque les garanticen separación suficiente entre espectadores.

Está claro que el miedo ha hecho estragos en algunos, pero personalmente no veo nada de imprudente en ir al cine o a cualquier lugar público cerrado mientras se cumplan ciertas medidas mínimas de limpieza y seguridad. Es más, personalmente estoy encantada de que, por fin, se me vaya a garantizar que no haya nadie a mi lado durante los grandes estrenos. ¿Saben ustedes lo maravilloso que es no tener a desconocidos susurrando, rozándote el codo o confundiéndose de bebida y dándole sorbos a tu Coca-Cola Zero? El placer de ir al cine y estar solo es algo que, aparentemente, sólo disfrutamos unos pocos.
linea cita blog
Si hay algo que me hacía ilusión de llegar a la Fase 2 era la promesa de que podrían volver a abrir los cines.
linea baja cita blog


estudio chamebri
Pequeño Cine Estudio en Chamberí (Madrid)


linea cita blog
La música y el teatro grabados o las fotos de pinturas y esculturas están muy lejos de la experiencia física del directo. Con las películas, muchos no aprecian tanta diferencia entre verlas en el cine o hacerlo en casa.
linea baja cita blog
De todas las artes, solo la literatura se presta más al consumo doméstico que las películas. La música y el teatro grabados y las fotos de pinturas y esculturas están muy lejos de la experiencia física del directo. Con las películas, la imagen es (más o menos) la misma, y muchos no aprecian tanta diferencia entre verlas en el cine o hacerlo en casa, ya sea solos o acompañados. La prueba, por supuesto, es la prevalencia moderna de las plataformas de streaming (Filmin, Netflix, Prime Video, etc), precedidas por los distintos reproductores domésticos de vídeo (VHS, DVD, Blu-ray). Llegando todos ellos a ser considerados por la industria como herramientas diabólicas para lograr el fin de los cines. Este miedo fue incluso un tema a debatir en el Congreso de Estados Unidos en 1982.

Como lo demuestran los números de taquilla, a la gente le gusta ir al cine, ya sea para acudir en masa a ver películas de superhéroes de alto presupuesto, o en soledad o en pareja para ver propuestas más independientes. Pero todos sabemos que no es, en su mayor parte, el edificio del cine en sí mismo lo que nos atrae para volver a las salas una y otra vez. A nadie le gusta en sí el aspecto cuasindustrial de los multicines del centro comercial de las afueras de su localidad. Si bien es cierto que todavía quedan algunos locales con más encanto que han sido reconvertidos y adaptados a los gustos del espectador para satisfacer las demandas del siglo XXI. Un ejemplo de ello serían la Sala Equis y Pequeño Cine Estudio en Madrid o el Phenomena Experience en Barcelona. No obstante, y a pesar de que en nuestra ciudad los cines no sean físicamente atractivos ni tengan un encanto particular, seguimos yendo, en parte, por el puro placer de salir de la casa y socializar, pero también por la sensación de exclusividad, ese deseo de ver una película mientras todavía está en el punto álgido del discurso crítico, para poder entender y aportar a los debates que se generan en redes sociales y por el entusiasmo personal que provoca el poder discutirla con alguien cuando todavía está caliente.

Si hay alguna duda de que tal exclusividad es crucial, las dos principales cadenas de multicines de Estados Unidos, Regal y AMC, solo proyectan películas que garanticen que no estarán disponibles en plataformas de streaming o en cualquier otro formato de reproducción doméstica (DVD y Blu-ray) durante un período mínimo de noventa días. Por eso Netflix no ha logrado que sus películas, incluso las de alto perfil que compitieron en los Oscar, como El Irlandés e Historia de un Matrimonio, se estrenen a gran escala.


historia de un matrimonio
Fotograma de Historia de un Matrimonio (2019, Noah Baumbach)


Se han hecho bromas oscuras sobre si el coronavirus estará patrocinado por Netflix, HBO o alguna de las grandes plataformas de visionado online. Es evidente que el streaming ha ocupado el lugar de una gran parte de la visualización cinematográfica y ha dado como resultado el retraso, si no la cancelación, de muchos estrenos de películas, series y festivales de cine. Cuando se canceló el South by Southwest, festival conocido por sus siglas SXSW que se celebra cada año en Austin, me sorprendió que no hubiera un cambio instantáneo a una versión en línea que al menos hiciera que las películas compitieran. El jurado podría perfectamente votar y tomar las decisiones de manera telemática, como se ha hecho con el DA Festival de Barcelona en Filmin. De esa manera se podrían estrenar las películas en alguna plataforma, durante un periodo reducido de tiempo, el equivalente a los días que hubiese durado el festival. Así los críticos y el público podrían tener acceso a ellas, generar un debate y crear expectativas que preparen el terreno para que las películas puedan ser distribuidas una vez termine la crisis.

Hace cuatro años, Brent Lang informó en Variety acerca de una startup, lanzada por Sean Parker (más conocido como el personaje interpretado por Justin Timberlake en La Red Social de David Fincher) y Prem Akkaraju, llamada Screening Room. Este proyecto prometía romper la barrera entre los nuevos estrenos de cartelera y los DVDs, ofreciendo películas en casa, a cincuenta dólares, al mismo tiempo que se estrenaban en los cines. Los patrocinadores del proyecto incluyeron a Steven Spielberg, Peter Jackson y J. J. Abrams. Y entre sus detractores estaban James Cameron y Christopher Nolan. La idea subyacente detrás de esto parecía ser doble: la primera, preservar el concepto de pagar para ver una película en concreto en lugar de pagar una suscripción general a una plataforma; y la segunda, mantener el precio de la entrada de cine, puesto que, en muchos lugares de Estados Unidos, cincuenta dólares ni siquiera suponen el precio de tres entradas. Para una persona que vive sola, el precio es impensable, a excepción de una película que se planease ver dos o más veces en el cine; pero para una familia de cuatro, suponía un ahorro importante. A pesar de los partidarios destacados del proyecto, éste decayó, según los informes, debido a las dudas de las grandes cadenas de multicines y a las diferencias y falta de unidad entre los estudios cinematográficos.
linea cita blog
Seguimos yendo al cine por el puro placer de salir de casa y socializar, pero también por la sensación de exclusividad, por poder discutirla con alguien cuando todavía está caliente.
linea baja cita blog


streaming filmin
Interfaz de la plataforma de streaming española Filmin.


linea cita blog
Es evidente que el streaming ha ocupado el lugar de una gran parte de la visualización cinematográfica y ha dado como resultado el retraso, si no la cancelación, de muchos estrenos de películas, series y festivales de cine.
linea baja cita blog
La paradoja de los eventos públicos en este extraño momento pandémico es que su éxito se mide por las multitudes; el tipo de películas para las que su éxito comercial depende de un alto y rápido retorno de taquilla son las que ahora representan la mayor amenaza de contagio. ¿Se acuerdan ustedes de la que se armó el año pasado en estas fechas con el estreno de Vengadores: Endgame? Pues imagínense eso mismo, pero con las condiciones actuales de los dos metros de distancia y las mascarillas. El caos sería inevitable. Siempre bromeo con mi familia con que yo ya practicaba distanciamiento social en los cines antes de que fuera mainstream, puesto que muchas de las películas que me gustan siempre lo han generado, externalizándose en forma de salas de cine prácticamente vacías.

Sea como fuere, el resultado en este momento es que los estrenos de películas están paralizados. Por un lado, es un giro natural por parte de los distribuidores, el encontrar una manera de ofrecer nuevas películas para los espectadores en casa, ahora que la visualización en el hogar es todo lo que hay. Pero, por otro lado, también sospecho que es poco probable que los estudios, las distribuidoras y los directores de festivales permitan que lo que todos esperan que sea solo una crisis a corto plazo conduzca a cambios fundamentales en los hábitos de visualización. Mientras tanto, no faltan grandes películas, recientes y clásicas, para descubrir o volver a ver en casa, ya sea en vídeo o en alguna plataforma.


sala de cine
Interfaz de la plataforma de streaming española Filmin.


Por mi parte, ya saben, seguiré fielmente comprometida con la santidad de la experiencia en sala. Llámenme purista, pero pienso que desde el punto de vista tanto creativo como financiero, es esencial que las películas se sigan ofreciendo en los cines para su lanzamiento inicial. Aunque no creo que sea necesario que lo hagan para competir por los grandes premios. Ha habido estrenos directos en Netflix como Diamantes en bruto de los hermanos Safdie que han sido auténticas joyas (nunca mejor dicho) muy a la altura de las últimas nominaciones a los Oscar. Espero que este mes sin estrenos pase rápido y podamos volver a refugiarnos en una butaca, con las luces apagadas y el olor a palomitas. Eso sí, mantengan la distancia, ahora por imperativo legal. linea cita blog
Es poco probable que los estudios, las distribuidoras y los directores de festivales permitan que lo que todos esperan que sea solo una crisis a corto plazo conduzca a cambios fundamentales en los hábitos de visualización.
linea baja cita blog


Etiquetas: Cine, plataformas de streaming, coronavirus, nueva normalidad, Filmin, distancia social

Publicado el 28/05/2020



Compartir:

icono facebook
icono linkedin
icono twitter
icono reddit
icono whatsapp
icono correo